El gluten también es llamado “asesino silencioso”, porque puede causar daños severos en todo el cuerpo sin que te des cuenta hasta que sea demasiado tarde. La mayoría de las veces, el paciente ni siquiera es consciente de las consecuencias que puede experimentar al consumir este producto si tiene determinada alergia hacia él. Entonces, para no enfermarte, lo mejor es verificar si presentas sensibilidad al gluten.

En Genial.guru hemos creado una lista de verificación de los principales síntomas que puedes presentar si sufres de sensibilidad al gluten.

1. Problemas en el tracto gastrointestinal

Los síntomas están relacionados principalmente con los intestinos: náuseas, hinchazón, diarrea, dolor abdominal, e incluso estreñimiento. Es bastante común que las personas asocien estas señales con otras enfermedades, haciendo que usualmente a los pacientes se les diagnostique por error síndrome del intestino irritable (SII). Los estudios confirman que alrededor del 10-15 % de la población mundial sufre de esta afección, pero esto puede llevar a personas con sensibilidad al gluten a no recibir el tratamiento adecuado para que sus síntomas desaparezcan por completo.

2. Cambios de peso inexplicables

La intolerancia al gluten puede conducir tanto a la pérdida de peso como al aumento de kilos sin ninguna razón específica. Esto sucede debido a procesos inflamatorios a nivel celular y trastornos metabólicos. Un cambio repentino en el peso puede estar ligado tanto a enfermedades bastante desagradables como a la intolerancia al gluten si se presenta con otro tipo de sintomatología propia de la malabsorción.

3. Desequilibrio hormonal

Existe una estrecha relación entre la sensibilidad al gluten y los trastornos hormonales que pueden ocurrir, como un ciclo menstrual irregular, fluctuaciones repentinas de peso, síndrome premenstrual y trastornos del sueño. Las fallas hormonales causadas por esta afección pueden acentuarse principalmente durante la pubertad, el embarazo y la menopausia. Debes tener en cuenta que estos síntomas son fáciles de reconocer en una mujer.

4. Problemas con el sistema nervioso central

El gluten aumenta la inflamación y la permeabilidad del intestino. Como resultado, los síntomas de la sensibilidad pueden ser tales como: problemas de concentración, depresión, ansiedad, insomnio y fatiga. Algunas personas con este padecimiento experimentan irritabilidad y otros sentimientos que cambian fácilmente.

Según la información recopilada en un estudio, las personas con sensibilidad al gluten son más propensas que el resto a sufrir de migraña y cefalea. Las causas de esos dolores pueden ser muy variables. Alguien que sufre de sensibilidad puede experimentarlos 30-60 minutos después de cada comida.

5. Problemas en la piel y las uñas

La queratosis pilaris y la dermatitis herpetiforme son dos afecciones de la piel directamente relacionadas con la sensibilidad al gluten. Algunos de los síntomas incluyen picazón y erupciones que pueden aparecer en las manos, el tronco, la cara, los glúteos, los codos y el cuero cabelludo. Otro síntoma son las uñas débiles y quebradizas. Otras irritaciones como el eczema simulado también pueden indicar que sufres de esta afección.

6. TDAH: Trastorno por déficit de atención con hiperactividad

Otra patología que puede estar asociada con la sensibilidad al gluten es el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. El TDAH puede manifestarse tanto en niños como en adultos. Las personas que padecen este trastorno tienen poca capacidad de concentración y problemas de autocontrol. Una dieta libre de gluten puede ayudar a reducir sus síntomas.

7. Dientes en malas condiciones

Al sufrir de sensibilidad al gluten, la absorción de los elementos necesarios y minerales en el intestino se ve afectada. Esto también aplica para el calcio. El resultado puede ser un problema con los dientes y la cavidad oral: hipersensibilidad del esmalte dental, caries y úlceras en la cavidad mucosa. Si cuidas bien de tu boca, pero aun así notas que persisten algunos problemas, la razón para que esto suceda puede ser el consumo de gluten.

8. Anemia a causa de falta de hierro

A menudo, esta enfermedad es diagnosticada debido a la anemia por deficiencia de hierro. Sus síntomas incluyen disminución del volumen de sangre, fatiga, dificultad para respirar, dolores de cabeza, palidez en la piel, membranas mucosas, e incluso artritis. El hierro es poco digerible ya que, con la sensibilidad al gluten, hay una alteración de la absorción de este en el intestino.

9. Enfermedades autoinmunes

Muchas personas con enfermedades autoinmunes tienen un historial de sensibilidad al gluten. La enfermedad celíaca es un trastorno en el cual el sistema inmune ataca sus propias células intestinales después de que el gluten ingresa en ese órgano. El problema se complica por el hecho de que este padecimiento aumenta el riesgo de desarrollar otras enfermedades autoinmunes, como tiroiditis de Hashimoto, hepatitis autoinmune, enfermedad de Crohn, diabetes, vitíligo, artritis reumatoide y esclerosis múltiple.

¿Cómo tratar la sensibilidad al gluten?

1. Hazte una prueba. Tu médico tomará una muestra de tu sangre y la analizará en búsqueda de anticuerpos que generalmente están presentes en la personas con enfermedad celíaca. Antes del examen, debes incluir gluten en tu dieta, ya que esto ayudará a evitar resultados poco confiables.

2. Elimina el gluten de tu dieta.

  • Este se encuentra presente en:
  • Trigo.
  • Centeno.
  • Bulgur.
  • Harina.
  • Sémola o trigo duro.
  • Y en muchos otros alimentos.

Revisa siempre la composición del producto que vas a consumir. No olvides darle preferencia a los que contienen la etiqueta “sin gluten”.

¿Has experimentado alguna vez estos síntomas de la sensibilidad al gluten? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

Fuente: Genial