Los perros son parte de la familia. Se vuelven nuestros compañeros y amigos fieles. Se apropian de nuestro corazón, de nuestros pensamientos y… de nuestras camas. No es poco común que se metan debajo de las sábanas y que sean nuestros ositos de peluche al dormir. Pero, ¿acaso las mujeres dormimos mejor con ellos que con nuestras parejas?

Un estudio revela que esto es así, por lo que Genial.guru te invita a leer qué es lo que hace que el mejor amigo del hombre sea la perfecta mancuerna para dar a tus noches el descanso perfecto, y por qué dormir junto a tu pareja no tiene el mismo efecto.

Mi cama es tu cama

Un equipo de investigadores de la Universidad de Canisius, en Nueva York, realizó una encuesta a 962 mujeres adultas para conocer la relación entre la calidad del sueño y tener una mascota en casa. El 55 % de ellas compartían la cama con al menos un perro y el 31 %, con un gato. Adicional a ello, el 57 % de las participantes dormía con su pareja. Es decir, más de la mitad de ellas guarda un espacio para su pareja y para su mascota por las noches.

Dulces y peludos sueños

Los resultados fueron contundentes. Quienes compartían su cama con perros reportaron tener más sentimientos de confort y seguridad que con su pareja. Esto no se reflejó así para quienes dormían solo con su pareja o con su gato. Según las conclusiones del estudio, los felinos no tienen estos efectos en el sueño femenino.

Amor en sincronía

Christy L. Hoffman, Haylee Stutz y Tarrie Vasilopoulos, responsables de la investigación, aseguran que esto se debe probablemente a que los dueños de los perros suelen sacarlos a pasear por lo menos una vez al día, por lo que se adaptan a una rutina para despertarse y salir a ver el mundo un rato. Así que no los despiertan a deshoras y conviven sin problemas en la noche. Asimismo, los perros suelen tener patrones de sueño parecidos a los de las personas, por lo que duermen en sincronía.

Diferencias nocturnas

Hoffman menciona que las parejas suelen tener un periodo de adaptación de regímenes. Algunos se duermen temprano; otros, tarde; algunos se mueven mucho por las noches. Todos estos factores hacen que las parejas puedan tener complicaciones a la hora de conciliar el sueño y de lograr un descanso reparador.

Guardianes incondicionales

Una conclusión que sorprendió a los autores es que las mujeres calificaron a sus perros como seres más protectores que sus parejas. Es decir, les confieren un poder de guardianes y les inspiran mucho más seguridad que sus compañeros. Se sienten cómodas con ellos y, sorprendentemente, tardan menos tiempo en quedarse dormidas.

¿Cómo acostumbras a dormir por las noches? ¿Crees que las mascotas te pueden hacer sentir más segura y cómoda que tu pareja?

Fuente: Genial