Hace unos meses la agencia espacial NASA mostró una serie de imágenes en las que se podían observar cómo las manchas solares de nuestra estrella se habían desvanecido, quedando exento de ellas. Esto puede que no signifique nada para un neófito en la materia, pero ha alarmado a los científicos de todo el mundo… lo normal es que la superficie volátil de esta gran estrella esté plagada de este tipo de manchas.

Pero por cuarta vez en este año, la fachada del Sol ha aparecido totalmente lisa, pudiendo significar que nuestro planeta está a punto de entrar en otra fase fría, algo para lo que quizás no estemos preparados. La actividad de las manchas solares es como un péndulo, balanceándose hacia atrás y hacia adelante durante décadas, según los expertos astrónomos de la agencia espacial.

No obstante, los expertos han comentado que la actividad solar está decayendo igual de rápido que cuando la Tierra sufrió la última glaciación, hace unos 10.000 años. No parece una coincidencia… la última vez que las manchas solares se habían desvanecido de manera tan rápida fue en el último cambio climático apreciable en la tierra, en el siglo 15, una modificación de los ecosistemas globales que se conoce como “la pequeña edad de hielo”, y que duró varios siglos.

Este periodo de tiempo hizo que el río Támesis de Londres se congelara y creó una gran hambruna en numerosas regiones debido a la congelación de los campos de cultivo, como los de maíz. La relación de las temperaturas de esta pequeña edad de hielo junto a las manchas solares se conoce como el Mínimo de Maunder. Si observamos la gráfica de abajo se puede ver la relación entre estas ausencias en la superficie del astro rey y el cambio de la vida en nuestro planeta.

El Mínimo de Maunder duró desde el año 1645 hasta el 1715, y en esa época casi no había ninguna mancha solar, algo que puede repetirse si las fotografías de la NASA son certeras y las manchas no vuelven a aparecer. Se prevé que en el año 2019 se dará otro mínimo parecido al del siglo XV. Los científicos advierten que una nueva etapa fría puede darse en los próximos años. Los expertos en meteorología de la página SpaceWeather han dado información relevante acerca de este caso…

“Ahora mismo el péndulo está balanceándose hacia un número bajo de manchas solares. Los expertos han pronosticado que este ciclo puede llegar al mínimo absoluto en el año 2019 o 2020. Entre ahora y entonces, habrá muchas periodos en los que el Sol esté inmaculado. Al principio, la superficie de nuestra estrella madre se mantendrá sin estos elementos durante días, después durante semanas, hasta llegar a varios meses,” contó uno de los portavoces del portal de meteorología enfocada al espacio…

“El actual periodo impoluto es el cuarto en lo que llevamos de año.” Esta información fue revelada después de que el meteorólogo Paul Dorian advirtiera de que la intensa disminución en la actividad solar podría ser un síntoma de que una edad de hielo está más próxima de lo que pudiéramos pensar. También este hombre habló acerca de este caso, algo que lleva investigando durante muchos años, y de lo que alertó en su comunicado…

“Si utilizamos la historia como guía, no es descabellado decir que una actividad débil del Sol durante un periodo prolongado de tiempo puede provocar un impacto gélido en las temperaturas globales en la troposfera, la cual es la capa más baja de la atmósfera de la Tierra, donde todos vivimos.” Contó Paul Dorian en el comunicado a la prensa que hizo hace unos meses, algo que empieza a tener bastante seriedad…

Por otro lado, las investigaciones de la Profesora Valentina Zharkov de la Universidad de Northumbria también sugirió un choque de frío en la tierra que tendría lugar entre el año 2020 y el 2050. Ella comunicó su preocupación, pero a la vez su seguridad respecto a este asunto, uniéndose a las declaraciones de Dorian: “Estoy absolutamente segura de nuestra investigación, tiene un trasfondo matemático de datos muy fiables, que han sido calculados perfectamente.”

“De hecho, nuestros resultados pueden ser de nuevo calculados y repetidos por cualquier investigador que disponga de los mismos datos fehacientes en cualquier observador solar, así que pueden derivar la prueba de que nos estamos acercando a otro Mínimo de Maunder en las actividades del campo magnético y de las actividades solares.” Añadió la profesora. ¿Qué opinas de todo esto? Coméntanoslo, nos interesa tu opinión. Si te gustó el artículo dale like y comparte con tus allegados.

Source: Paraloscuriosos

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here